A la salida de Cahors, una carretera jalonada de acantilados se desliza por el valle del Lot para llevarle a Saint-Cirq-Lapopie.

Pueblo preferido de los Franceses

Este pueblo medieval, elegido “Pueblo preferido de los Franceses” en 2012, se abraza a la pared rocosa 100 metros por encima del río. Se despliega formando una cascada de callejuelas empedradas, de fachadas góticas, de puertas fortificadas y malvarrosas.

13 monumentos históricos

Antaño testigo de una vida fluvial floreciente y conocido por sus torneros de madera, Saint-Cirq-Lapopie es un lugar clasificado que incluye 13 monumentos históricos. El pueblo ha conservado la totalidad de su patrimonio y sobre todo su encanto. Tiendas, restaurantes y bares se protegen del sol a la sombra de puertas ojivales, mientras que el lugar impresiona por la armonía de su conjunto, lo que le valió en 2012 ¡ser elegido pueblo preferido de los Franceses!

El paraíso de los artistas

Desde comienzos del siglo XX, el pueblo atrajo a artistas y galeristas parisinos, y a partir de 1950, a numerosos artistas surrealistas. Aún se percibe con claridad esta dimensión artística al descubrir el recorrido de arte contemporáneo, sin olvidar la residencia internacional de artistas instalada en la Maison Daura.

El poeta y escritor André Breton fue el que dio a conocer Saint-Cirq-Lapopie. Sobre este pueblo, donde se instaló para vivir, afirmó: «he dejado de soñarme en otra parte». ¡Es fácil comprenderlo!

Más información aquí : www.saint-cirqlapopie.com

Qué ver, qué hacer, aquí :