Son seis. Seis pueblos a los que se les concedió el tan ansiado título de " Pueblos más Bellos de Francia " (Carennac, Loubressac, Autoire, St Cirq Lapopie, Capdenac le Haut y Cardaillac). Porque sus tejados de tejas marrones, sus piedras ocre, sus ventanas esculpidas o incluso sus palomares cuadrados les dan un estilo excepcional, estos pueblos encarnan el espíritu del Lot. Muchos otros merecen ampliamente el rodeo y si todos ellos son diferentes, el encanto es indiscutiblemente su punto común.