Encaramada sobre el Lot

Encaramada sobre el Lot, Puy Eveque está formada por un laberinto de callejuelas y de escaleras bordeadas por bellas casas de piedra dorada (detalles Renacentistas en la calle del Donjon, bella puerta en la calle des Capucins, esculturas medievales en la calle Saint-sauveur...) que descienden hasta el dique donde se amarraban en otro tiempo las gabarras que iban a Burdeos.

El ocre de las fachadas medievales se refleja en las aguas del Lot. El nombre de esta pequeña ciudad, edificada en el costado de un promontorio rocoso en la orilla derecha del río, lleva la indicación de su emplazamiento (Puy viene de “pech”, que significa lugar elevado).

Una importante ciudad medieval

Puy l’Evêque fue una importante ciudad medieval, que ocupaba una posición extremadamente estratégica del Lot. Descubrir este pintoresco pueblo de la orilla izquierda del Lot permite valorar el importante pasado de esta ciudad escalonada y de su puerto, uno de los más activos del valle del Lot hasta finales del siglo XIX.

Desde la plaza Georges Henry, se puede bordear a pie el arroyo des Clédelles hasta el antiguo dique de comercio. Las calles transversales recuerdan la actividad económica de este viejo barrio abierto al Lot: calle des cloutiers (fabricantes de clavos), calle des teinturiers (tintoreros), calle des bateliers (barqueros)…que le invita a descubrir los numerosos vestigios de su pasado lejano y rico.

En lo más alto de la ciudad, dos edificios sobresalen por encima de los tejados: la torre del siglo XIII que debía ser parte integrante del castro, hoy desaparecido, y la imponente iglesia Saint-Sauveur de los siglos XIV y XV, con su nave gótica con arcos de crucero.

Qué ver, qué hacer, aquí