Una joya eterna

"Una rosa imposible en la noche". Bajo la pluma de André Bretón, St-Cirq-Lapopie sigue siendo esa joya eterna sobre la cual el tiempo parece deslizarse sin imprimir su huella. Directamente sacado de la Edad Media, este pueblo en parte clasificado monumento histórico, se descubre a pie, como para dejarse impregnar mejor por la nobleza de su arquitectura, la elegancia de sus arcos, de sus escaleras, de sus puertas fortificadas…

El paraíso de los artistas

En busca de inspiración, los artistas encontraron aquí una tierra bendita para dar libre curso a su imaginación. ¿Es a causa del degradado de marrones? ¿De la armonía de los volúmenes? ¿De la vista excepcional sobre el valle del Lot? Lo cierto es que pintores, poetas y escritores no han cesado de venir aquí a mojar plumas y pinceles. Las numerosas galerías y estudios que han tomado posesión de sus viejas piedras dan testimonio de ello.

Qué ver, aquí