Duración: 1 día – 83 km

8h30 : Estamos en nuestro punto de partida y disfrutamos ya del sol primaveral tomando un café en una terraza de Labastide-Murat.

Dirección Soulomès pasando delante de la casa natal de Joachim Murat y de su museo. 

Etapa 1 :

Henos aquí justo antes del pueblo de Soulomès. Estamos en un lugar alto de la meseta calcárea sobre el cual se levantan los vestigios de 2 molinos de viento.
Nuestro consejo: aparcar a la izquierda, en el cruce de caminos, para acceder al molino mejor conservado.
Para los fotógrafos, avanzar 200 m a la izquierda de la cruz para disfrutar del bello panorama de la meseta calcárea y del pueblo.
Antes de dejar Soulomès, echamos una mirada a la iglesia fortificada y a la curiosa casa con los postigos verdes situada en la plaza del pueblo.

Etapa 2 :

En Caniac du Causse, damos la vuelta a la iglesia a pie y sobre todo, nos tomamos un tiempo para entrar y admirar la hermosa pequeña cripta clasificada monumento histórico. El célebre ermitaño Saint Namphaise, antiguo barón de Carlomagno, habría sido enterrado aquí.

Saint Namphaise es también conocido por haber puesto a punto una técnica a fin de  retener el agua de la meseta calcárea para alimentar el ganado. Nos vamos en busca de uno de los famosos lagos de St Namphaise.

Etapa 3 :

En el lugar llamado Clavel, después de haber empujado una "clède" (barrera de madera típica), descubrimos la perla. Un bonito lago rectangular excavado en la roca caliza. Un oasis en la árida meseta calcárea que ya rebosa de vida : ¡ Cuántos renacuajos !

El lugar es tranquilo y está bañado por el sol, nos quedaríamos encantados, pero hay que continuar, la meseta calcárea todavía tiene bellas cosas que ofrecernos.

Etapa 4 :

Estamos en Quissac. Empujamos la puerta de la iglesia para admirar sus pinturas de un azul como el cielo del día.

Ver también : otro lago de St Namphaise el de "Places", a un pequeño km al sur del pueblo.

Continuamos nuestro camino con destino a Espédaillac. Hay que tomarse un tiempo para admirar el paisaje, recortado de pequeños muros de piedras secas.

Etapa 5 :

Espédaillac: las casas de piedra adornadas con sus glicinas, lilas o iris son tan bellas, que después de dar una vuelta por el pueblo, casi estamos dispuestos a instalarnos aquí.

En el centro del pueblo, un restaurante típico del Lot "l’Auberge Beauville” propone una cocina tradicional de quercy a un precio muy económico.

Etapa 6 : 

Llegamos a Assier a la hora de comer y nos instalamos sin tardar en el restaurante  "L’Assierois". La mañana, llena de descubrimientos, nos ha abierto el apetito. Después de haber saboreado el menú de día y bien saciados, nos vamos a descubrir Assier : su plaza, su imponente iglesia adornada con un friso esculpido que da la vuelta al muro exterior, y su castillo abierto al público.

Antes de marcharnos con destino a Lacapelle-Marival, a la salida de Assier el palomar de Pradelles merece la pena. Parece "gigantesco", ¡ me siento minúscula al lado !

Reemprendamos el viaje con destino a Durbans.

Etapa 7 :

Entre Livernon y Assier, he aquí la “cazelle” de Lacam (cabaña de piedra), realzada por el pequeño lago donde se refleja.
¡ Mágico !

El lugar es verdaderamente agradable e invita a relajarse en torno a una mesa de pícnic.

Etapa 8 :

Seguimos el circuito atravesando varios pequeños pueblos de la meseta calcárea llenos de encanto:

  • Durbans (lugar conocido como le Cornouiller) con su pequeña capilla,
  • Reilhac: Florido y coqueto con sus pequeños muros, su lago y la original casa del consulado.
  • Lunegarde : Un pueblo aireado donde las pequeñas casas bien alineadas contrastan con el imponente campanario de la iglesia.

Etapa 9 :

En Carlucet: subimos a lo alto del pueblo con destino al molino de Lacomte. Un lugar protegido de toda contaminación luminosa nocturna, en pleno centro del "triángulo negro". Es el lugar ideal para observar el cielo estrellado, hay un mapa de orientación celeste. Cómo es de día ¡ Sólo lo imaginaremos !

Etapa 10 :

Acabamos nuestro día en Montfaucon. Una pequeña vuelta por el centro de este pueblo encaramado y bajamos hasta el estanque frecuentado por pescadores. Viendo el tamaño de los peces ¡ comprendemos que muerdan !

Circuito chulo por :

  • La inmersión en pleno corazón del pequeño patrimonio local
  • Descubrir la ingeniosidad de la gente de otra época
  • Ver bellísimas casas de piedra
  • Atravesar pueblos desconocidos pero auténticos