En pleno centro de la ciudad, durante todo el año los miércoles y los sábados por la mañana la plaza de la catedral Saint-Etienne se engalana con sus numerosos puestos multicolores y alberga uno de los mercados más bellos del Sudoeste.

Los productos regionales fieles a la cita

Comerciantes tradicionales (carniceros, verduleros, charcuteros) frecuentan los productores locales (foie gras, queso de cabra " Rocamadour ", cordero de granja de Quercy, el famoso pastel de manzana llamado "Pastis") y la magia opera.

El mercado de Cahors se convierte en un lugar de encuentro y de convivialidad en el que se disfruta de olores y sabores y donde todos los sentidos están de fiesta.

Aquí se viene para comprar pero también para deambular y para impregnarse del ambiente local.

Un mercado colorista y visual

Su cámara de fotos será un compañero útil para captar imágenes únicas de las cúpulas de la catedral o para inmortalizar retratos de los productores (desde el callejón entre la farmacia y la óptica se pueden hacer fotos muy bonitas).

Aspectos prácticos :

  • Hay un gran parking a 200 metros situado al otro lado del bulevar Gambetta
  • Es todo el año de 8h a 12h30 los miércoles y los sábados por la mañana

¿ Por qué es chulo ?

  • Oír el acento de la región
  • Tomarse algo en el bar de la plaza y disfrutar del ambiente
  • No resistirse a las especialidades locales
  • Estar de cháchara con los productores