Imagine un circo impresionante salpicado por el verde de los árboles, bordeado por el blanco de las rocas y percibirá Autoire.

Una cascada de tejados pardos

Entre Figeac y Gramat, en la meseta calcárea recalentada por el sol, Autoire alinea sus casas en una cascada de tejados marrones, de fachadas claras. En una armonía de colores, se descubren una fuente, casas con entramados de madera, elegantes casas solariegas flanqueadas por torrecillas.

El pequeño Versalles

Mucho tiempo protegido por los vizcondes de Turenne, Autoire respira una serenidad que sus ocho siglos de existencia han anclado con fuerza. Porque aquí fueron construidos mansiones y castillos, el pueblo recibió el sobrenombre de " Pequeño Versalles " y se le concedió el título de " Pueblos más Bellos de Francia".

No puede dejar de ver :

  • Sus palomares cuadrados perfectamente restaurados
  • Su cascada de 30 metros, la más alta del departamento

Qué ver, qué hacer en los alrededores, aquí