© Le village et l'abbaye | Agence Vent d'autan

Marcilhac sur Célé

Al pie de los acantilados

Marcilhac-sur-Célé parece muy pequeña al lado de estos grandes acantilados de piedra caliza.

En el corazón del valle del Célé, este pueblo se organiza en torno a su abadía, cuya iglesia románica ha conservado su austera belleza.
Marcilhac-sur-Célé desprende tranquilidad.

En el camino de Santiago

Marcilhac-sur-Célé está en el camino de Santiago de Compostela (variante 651 del GR65). Organizado alrededor de su abadía cuya iglesia románica ha conservado una austera belleza, este pueblo respira tranquilidad y está inmerso en la frescura de las orillas del río Célé. ¡Parece minúsculo al lado de esos grandes acantilados de caliza!

Orgulloso de su rica abadía

Su rica abadía, contemporánea de la de Conques (finales del siglo XI) y cuyas obras se terminaron a finales del s. XII, fue durante mucho tiempo la propietaria de Rocamadour en la época en la que la peregrinación no se había desarrollado todavía allí.

Creada por Moissac en el siglo IX. Acogió desde el principio a los peregrinos del camino de Santiago. Del conjunto subsisten las ruinas románicas, la reconstrucción gótica y sobre todo la bella sala capitular y sus esculturas.